La historia del Cadillac que usará Milei para su asunción – Perfil

Problemas mecánicos y de papeles frustraron el sueño de Javier Milei, si es que lo tenía, de usar el célebre «Cadillac de Perón» para el trayecto a contramano por la Avenida de Mayo desde el Congreso hasta la Casa Rosada. Habrá descapotable para la asunción, pero será de un modelo que empezó a producirse pocos años después que la máquina negra que el general encargó pero no pudo disfrutar porque lo destituyeron antes.

El Cadillac de 1955 quedó descartado cuando expertos del Museo del Automóvil, que habían participado de la restauración a fondo durante el gobierno de Mauricio Macri, fueron a verlo y encontraron algunos problemas en la caja, en los frenos de una de las ruedas, y en el tanque de nafta, que había que reemplazar. Los tiempos no cerraban para sacarlo del Museo de la Casa Rosada, y además no tenía seguro, ni la VTV, ni la cédula verde en regla. Imposible. A buscar una alternativa.

20231203_cadillac_peron_presidencia_g
El «Cadillac de Perón»

Que será, según adelantaron los encargados de ceremonial, un auto que en Argentina debutó como marca a fines de 1961, pero de un modelo que en el país empezó a producirse en 1964. Le están preparando un Valiant III, en una versión descapotable, de acuerdo al dato.

El Cadillac, la noticia que asustó a Cristina y la patente que salió en la Quiniela: los recorridos de cada presidente en la asunción

Lo que no varía es que el presidente entrante, admirador abierto de la potencia del norte, tendrá esos minutos de pompa sobre un «bote» de marca estadounidense. El Plymouth Valiant, llamado publicitarimente «Nobody´s kid brother» (algo así como «hermano pequeño de nadie»), fue fabricado por la Chrysler Corporation desde 1960 hasta 1976, con opciones de dos o cuatro puertas, sin parantes, y también, convertible.

Valiant convertible
Un Valiant convertible estadounidense de 1963

En Argentina la vida del auto fue más corta. En principio, el «Plymouth» se esfumó y el «Valiant» pasó de modelo a marca. Los Valiant a secas, entonces, se fabricaron y se vendieron en Argentina en cuatro versiones, familiarmente identificadas como el I, el II, el III y el IV. 

Los dos primeros tenían el diseño de de División Plymouth, y quedaron como los más icónicos, con sus llamativas aletas encima de los guardabarros. El III y el IV, con sus líneas rectas más conservadoras, derivaban del modelo Dodge Dart. 

Valiant II
El Valiant II, con sus aletas

El Valiant: casi 5 metros de auto

La empresa Fevre y Basset Ltda. SA, Chrysler Argentina SA, inició la era con la presentación, a fines de 1961 en La Rural, del Valiant V-200. Es decir, el I, aunque nunca se llamó oficialmente con el número, y por eso los fanáticos del auto dicen que el Valiant I «nunca existió».  Al año siguiente la producción en la planta de San Justo pasó a ser 100 % nacional y llegó el Valiant II. Entre los dos vendieron 4500 unidades, una cifra considerada un éxito.

El «Cadillac de Perón»: la historia del descapotable negro que manejó Chávez y podría volver a la calle con Milei

En 1964 llegó el III, con el mismo motor pero la carrocería totalmente distinta. Es el modelo en una versión descapotable que usaría Milei este domingo 10 de diciembre. En aquellos tiempos, todos los años había novedades con los Valiant: en 1965 llegaron los modelos top. El Gran Turismo, un deportivo con palanca de cambios al piso y cuatro butacas en lugar de los asientos largos de la época. Y el Coronado, con levantavidrios eléctricos.

Tenían un tanque de nafta para 68 litros y eran autos bien largos. El III arrimó a los 5 metros, con sus 4.975,9 milímetros. El IV los superó, con 5.040. 

Valiant III
El Valiant III

Los Valiant dejaron una huella en las calles y también en al Turismo Carretera. Hicieron debutar al fabricante en la categoría. Compitieron en las pistas con dos autos que hicieron historia en el gusto popular, como el Chevrolet 400 y, especialmente, el Ford Falcon. Ambos fueron lanzados en 1962, casi en paralelo con el Valiant. Uno de los primeros de correr con un auto de la Chrysler fue Luis Rubén «El Loco» Di Palma, leyenda del automovilismo nacional.

El fin de la producción de los Valiant en Argentina llegó en 1968, cuando fueron reemplazados por los Dodge; el más básico Polara y el lujoso Coronado. En las exhibiciones de los coleccionistas o cuando cada tanto aparece alguno que estira el ciclo en la calle, el «auto con alas» sigue luciendo su atrevimiento.
  

LT



Publicado en Perfil

(Visitado 7 veces, 1 visitas hoy)